Opinión: Cuidar los dientes de nuestros ‘peques’, también una rutina en las vacaciones de verano

La doctora Marta Ribelles.
La doctora Marta Ribelles.

Castellón, 17/07/2017.- Ya ha llegado el verano y con él las vacaciones para los más pequeños de la casa. En estas fechas donde se van perdiendo las rutinas, donde se pasan muchas horas al sol y disfrutando de muchas actividades al aire libre, se tiende a un mayor consumo de helados, dulces, zumos y refrescos para mitigar el calor. Este hecho, combinado con una falta de higiene bucal por parte de nuestros pacientes, puede conducir a situaciones que a medio plazo podrían acabar con el desarrollo de lesiones cariosas.

Sí que es verdad que resulta difícil compatibiIizar el verano, el descanso y esta laxitud en las rutinas con el mantenimiento en los hábitos de salud oral. Por este motivo, papás y mamás, debéis controlar la alimentación de vuestros hijos, evitando el consumo de bebidas azucaradas, sobre todo entre comidas (almuerzo, merienda) y por la noche, después de la cena.

También debemos recordar a los niños que deben cepillarse sus dientes después de cada comida y especialmente por la noche antes de dormir, empleando pasta dental fluorada y valorando la necesidad de colutorios de flúor en aquellos niños con moderado y alto riesgo de caries.

De igual manera, en verano, con la práctica de actividades deportivas y al aire libre, los niños también están expuestos a los traumatismos dentales. En este sentido, resulta fundamental la prevención de los mismos con el empleo de protectores bucales, más todavía en aquellos deportes de riesgo. No obstante, inevitablemente muchas veces éstos ocurren en situaciones bastante comunes: en piscinas, montando en bicicleta o en actividades en campamentos, entre otras.

Si la prevención no resulta efectiva, resulta clave el diagnóstico precoz, por lo que cuando ocurre un traumatismo es importante acudir lo antes posible a la clínica dental para recibir tratamiento. El pronóstico del caso depende de una actuación precoz, sin duda alguna. El odontólogo u odontopediatra decidirá el tratamiento necesario y a partir de ahí se deben llevar a cabo revisiones periódicas de control, pues en algunas ocasiones las complicaciones no son inmediatas, sino que surgen a medio o largo plazo.

Cuando termina el verano, los niños regresan al colegio y con ello las rutinas vuelven a formar parte del día a día. Este regreso a la ‘normalidad’ puede ser un momento idóneo para acudir a un clínica dental para hacer una revisión y estrenar nueva etapa en plena forma.

MARTA RIBELLES LLOP
– Licenciada en Odontología por la Universidad Internacional de Cataluña (UIC) 2004
– Máster en Odontopediatría Integral Universidad Internacional de Cataluña 2007
– Doctora en Odontología Universidad Internacional de Cataluña 2009
– Profesora Responsable Odontopediatría desde el año 2008, Universidad CEU-Cardenal Herrera
– Coordinadora Máster Propio Odontopediatria Integral desde el año 2011
– Miembro activo de la Sociedad Española de Odontopediatría (SEOP)
– Miembro activo de la Academia Europea de Odontopediatría (EAPD)
– Miembro activo de la Academia Americana de Oodntopediatría (AAPD)

Compartir Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPrint this page
Usuario RIDO
Identificación
Si aún no dispone
de su usario RIDO
puede solicitarlo aquí.
Acceder a la plataforma RIDO »
Presentación del ICOEV
La calidad de los servicios de salud bucodental, la apuesta de los dentistas de Valencia